11

 El segundo planeta  estaba habitado por un vanidoso:

11a00000

 -¡Ah! ¡Ah! ¡Un admirador viene a visitarme! -Gritó el vanidoso al divisar a lo lejos al principito.

 Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

 -¡Buenos días! -dijo el principito-. ¡Qué sombrero tan raro tiene!

 -Es para saludar a los que me aclaman -respondió el vanidoso. Desgraciadamente nunca pasa nadie por aquí.

 -¿Ah, sí? -preguntó sin comprender el principito.

 -Golpea tus manos una contra otra -le aconsejó el vanidoso.

 El principito aplaudió y el vanidoso le saludó modestamente levantando el sombrero.

 "Esto parece más divertido que la visita al rey", se dijo para sí el principito, que continuó aplaudiendo mientras el vanidoso volvía a saludarle quitándose el sombrero.

 A los cinco minutos el principito se cansó con la monotonía de aquel juego.

 -¿Qué hay que hacer para que el sombrero se caiga? -preguntó el principito.

 Pero el vanidoso no le oyó. Los vanidosos sólo oyen las alabanzas.

 -¿Tú me admiras mucho, verdad? -preguntó el vanidoso al principito.

 -¿Qué significa admirar?

 -Admirar significa reconocer que yo soy el hombre más bello, el mejor vestido, el más rico y el más ïnteligente del planeta.

 -¡Si tú estás solo en tu planeta!

 -¡Hazme ese favor, admírame de todas maneras!

 -¡Bueno! Te admiro -dijo el principito encogiéndose de hombros-, pero ¿para qué te sirve?

 Y el principito se marchó.

 "Decididamente, las personas grandes son muy extrañas", se decía para sí el principito durante su viaje.


 Un poder semejante dejó maravillado al principito. Si él disfrutara de un poder de tal naturaleza, hubiese podido asistir en el mismo día, no a cuarenta y tres, sino a setenta y dos, a cien, o incluso a doscientas puestas de sol, sin tener necesidad de arrastrar su silla. Y como se sentía un poco triste al recordar su pequeño planeta abandonado, se atrevió a solicitar una gracia al rey:

 -Me gustaría ver una puesta de sol... Deme ese gusto... Ordénele al sol que se ponga...

 -Si yo le diera a un general la orden de volar de flor en flor como una mariposa, o de escribir una tragedia, o de transformarse en ave marina y el general no ejecutase la orden recibida ¿de quién sería la culpa, mía o de él?

 -La culpa sería de usted -le dijo el principito con firmeza.

 -Exactamente. Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar -continuó el rey. La autoridad se apoya antes que nada en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, el pueblo hará la revolución. Yo tengo derecho a exigir obediencia, porque mis órdenes son razonables.

 -¿Entonces mi puesta de sol? -recordó el principito, que jamás olvidaba su pregunta una vez que la había formulado.

 -Tendrás tu puesta de sol. La exigiré. Pero, según me dicta mi ciencia gobernante, esperaré que las condiciones sean favorables.

 -¿Y cuándo será eso?

 -¡Ejem, ejem! -le respondió el rey, consultando previamente un enorme calendario-, ¡ejem, ejem! será hacia... hacia... será hacia las siete cuarenta. Ya verás cómo se me obedece.

 El principito bostezó. Lamentaba su puesta de sol frustrada y además se estaba aburriendo ya un poco.

 -Ya no tengo nada que hacer aquí -le dijo al rey-. Me voy.

 -No partas -le respondió el rey que se sentía muy orgulloso de tener un súbdito-, no te vayas y te hago ministro.

 -¿Ministro de qué?

 -¡De... de justicia!

 -¡Pero si aquí no hay nadie a quien juzgar!

 -Eso no se sabe -le dijo el rey-. Nunca he recorrido todo mi reino. Estoy muy viejo y el caminar me cansa. Y como no hay sitio para una carroza...

 -¡Oh! Pero yo ya he visto. . . -dijo el principito que se inclinó para echar una ojeada al otro lado del planeta-. Allá abajo no hay nadie tampoco. .

 -Te juzgarás a ti mismo -le respondió el rey-. Es lo más difícil. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.

 -Yo puedo juzgarme a mí mismo en cualquier parte y no tengo necesidad de vivir aquí.

 -¡Ejem, ejem! Creo -dijo el rey- que en alguna parte del planeta vive una rata vieja; yo la oigo por la noche. Tu podrás juzgar a esta rata vieja. La condenarás a muerte de vez en cuando. Su vida dependería de tu justicia y la indultarás en cada juicio para conservarla, ya que no hay más que una.

 -A mí no me gusta condenar a muerte a nadie -dijo el principito-. Creo que me voy a marchar.

 -No -dijo el rey.

 Pero el principito, que habiendo terminado ya sus preparativos no quiso disgustar al viejo monarca, dijo:

 -Si Vuestra Majestad deseara ser obedecido puntualmente, podría dar una orden razonable. Podría ordenarme, por ejemplo, partir antes de un minuto. Me parece que las condiciones son favorables...

 Como el rey no respondiera nada, el principito vaciló primero y con un suspiro emprendió la marcha.

 -¡Te nombro mi embajador! -se apresuró a gritar el rey. Tenía un aspecto de gran autoridad.

 "Las personas grandes son muy extrañas", se decía el principito para sí mismo durante el viaje.

naranja personaje 02Обучайтесь! и не забывайте, что учебу можно совмещать с удовольствием, а приятное с полезным!

испанский для начинающих учебник онлайн

Участвовать в опросе

Как давно вы изучаете испанский язык?

diplomtime, курсовая на заказ, реферат на заказ, диплом на заказ

Тематический словарь

Словарный запас испанского языкаОсновной запас испанских слов и выражений на различные случаи жизни. Лексика по темам

Saludos4

Самоучители и пособия

Торты на заказ

торты г. Москва
Очень вкусные торты на день рождения от частных кондитеров в городе Москва. Больше тортов смотрите на сайте торты.сайт


Рекомендуем iChebnik

Учебник для самостоятельного изучения испанского языка от Георгия Нуждина, автора Espanol en vivo >>